Páginas

16 de febrero de 2011

Análisis de los protagonistas de ‘La casa de los espíritus’.

+Esteban Trueba

Tiene presencia en toda la obra y encarna el discurso del poder. Fue un joven con dificultades económicas, pero con una enorme finca agraria. Contemplamos su ascenso, su éxito económico, político, su derrota y su conversión moral.

Trabaja inicialmente de minero. Con esfuerzo levanta la finca heredada de su padre que se encuentra en ruinas. Se casa con Clara Del Valle y tiene una hija y dos hijos.

Representa la autoridad del patrón en el ámbito rural y la del patriarca en el ámbito doméstico. Irascible y violento, se aferra a unos valores erróneos: se cree buen patrón pero explota a sus trabajadores y violas a las adolescentes; se cree buen padre pero se distancia de sus hijos y no sabe amar a Clara. En ocasiones es mas feliz en los prostíbulos, y persigue todo lo que ‘’huele a comunismo’’.

Cuando su relación con Clara se resiente, expulsa a su hermana Férula por celos y decide presentarse al partido conservador. Es nombrado senador, y cuando la coalición de izquierdas gana las elecciones alienta el golpe de estado. Cuando el terror afecta a su familia, y en especial a Alba, reconsidera sus ideales.

La autora le concede la voz narrativa de la novela en la que expresa sus sentimientos y describe la realidad como la ve.

A través del relato de su nieta Alba, lo comprendemos como hombre multidimensional: al morir Clara, oye espíritus, y acepta a Pedro Tercero. Como legado, reconoce los errores cometidos, y sus últimos momentos los pasa postrado, humillado, infeliz, y casi solo, con la única compañía de su nieta.

+Clara

Constituye el eje de la acción durante la primera parte de la novela. Es bondadosa, sensible, sin intereses por lo material, siempre con una presencia enigmática. Tiene poderes sobrenaturales, su rasgo mas particular es la clarividencia.

Dedicada a estos menesteres, llena la casa de espíritus y no se ocupa de las tareas. Esto permite a su cuñada Férula ir a vivir con el matrimonio para llevar las tareas domésticas.

Clara hereda de su madre la clara conciencia social. Clara protege a los pobres y analfabetos: enseña a los campesinos en la escuela que construye en Las Tres Marías y conciencia también a Blanca.

Cuando su marido expulsa a Férula de la casa Clara lo castiga con un mutismo. No hay desamor, y aunque no le habla, acude con él a los actos sociales cuando es senador. Sus ‘Cuadernos de anotar la vida’ sirven de hilo conductor.




+Blanca

En todas las generaciones de la novela existen fuertes y sublimadas relaciones entre madres e hijas; su comunicación profunda va mas allá de la muerte.

Blanca entabla desde los tres años una intensa relación con Pedro Tercero, que con el tiempo pasará del cariño infantil al amor adolescente y al amor adulto.

Cuando Pedro Tercero y Esteban Trueba chocan por sus posiciones ideológicas, Blanca no renuncia a su amor y se enfrenta a su padre. Embarazada de Pedro, es obligada a casarse con Jean de Satigny. Pronto abandona al conde y regresa al hogar familiar donde lleva una vida sencilla y austera. Incluso ha de pedir dinero y vender enseres y joyas para subsistir. Durante muchos años oculta la identidad del padre a su hija Alba.

Cuando estalla el golpe de estado Blanca se exilia a Canadá con su gran amor, Pedro Tercero, cuya vida peligra en el país.

+Alba

Es un personaje clave en la segunda parte de la novela por su papel interno en la confección de la obra y por ser el motivo de la reflexión del patriarca.

Se habituó a lo sobrenatural junto a su abuela, pero no ha heredado esos poderes. Es la cuarta generación, un paso mas en la autonomía de la mujer.

Alba va a la universidad y se adhiere a los revolucionarios donde se enamora de Miguel, un revolucionario pobre, pero que también va a la universidad.

Desde niña, Alba recibe el afecto de su abuelo y todo su amor. En el tratamiento del amor, Alba también es el personaje que articula los dos ámbitos de la novela: el colectivo de la historia y el personal de lo afectivo.

Alba sufre prisión y tortura durante el golpe militar. Asi y todo, supera las adversidades y en el epílogo Alba se erige en la clave de interpretación de la novela: nos aclara que ella ha recopilado y redactado casi todo lo que hemos leído. También formula un deseo: un mundo mejor para su hija nonata.

Comparte esta entrada

votar
Escrito por _dyler

@_dyler es estudiante de informática, melómano, amante de las series y el cine, aficionado a escribir, tocar la guitarra, gritar, contar un chiste una y otra vez hasta que pierde la gracia y llamar al 1004 para pedir la hora local de Ottawa.

0 amenazas:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora, puedes comentar, amenazar o simplemente escribir sin sentido en el cuadro de abajo. Con el comentario, comentáis (para los cortitos)